El hallazgo de cerámica Pitrén confirma la existencia de sociedades originarias que habitaron San Martín de los Andes hace 1.200 años

Se  abre así, un nuevo campo en la investigación científica antropológica. Fue un trabajo en el que tuvo amplia participación la Municipalidad local.

Un estudio realizado por el antropólogo Alberto Pérez* y un equipo técnico de relevancia,  confirma la existencia en la zona  del complejo alfarero Pitrén, cerámica que solo se conocía en Chile y que data de una antigüedad mayor a otras evidencias encontradas en investigaciones realizadas en la localidad.

En el trabajo de campo llevado a cabo en los últimos seis años, se han encontrado estructuras funerarias  en sitios habitacionales que permiten postular que los habitantes de esas sociedades antiguas, tenían territorialidad en San Martín de los Andes hace más de  mil años.

Pero además estudios complementarios de rocas utilizadas en  utensilios encontrados en otras zonas de la región aledaña, nos hacen saber que hubo gente en el territorio en tránsito o con permanencia,  hace diez mil años.

Entre los estudios complementarios realizados se pudo constatar que además muchas de las materias primas de esta zona,  se encontraron en San Antonio Oeste, lo que indica el desplazamiento de comunidades que habitaron hace más de diez siglos la región.

Concretamente la obsidiana  encontrada a más de 500 kilómetros de San Martín de los Andes, se constató por estudios realizados,  que era proveniente de nuestra región.

Alberto Pérez dijo asimismo a la Dirección de Prensa de la Municipalidad de San Martín de los Andes que los estudios dan  evidencia concreta, que si bien la existencia  data de diez mil años, desde hace 1.200 habitaron el lugar en forma sostenida  en el bosque y en el lago, utilizando las técnicas alfareras características del complejo alfarero Pitrén

Esta cerámica tuvo principal participación en urnas funerarias y se caracterizaba por tener  un gran trabajo  de pintura y modelado de figuras antropomorfas y de  animales de la región. Estos mismos caracteres fueron encontrados en San Martín de los Andes.

La cerámica Pitrén hasta ahora era exclusiva de la zona de lacustre chilena, cuestión que con este estudio permite afirmar que esta exclusividad concluye con los hallazgos que tuvieron origen en territorios privados y otras tierras de la localidad.

Pérez dijo asimismo que se han enviado trabajos a revistas científicas internacionales,  en los que se rotula a San Martín de los Andes como una localidad que es parte del territorio donde existen evidencias del complejo Pitrén,  abriendo esto un nuevo campo en la investigación científica antropològica.

Alberto Pérez hace 9 años que trabaja en ambientes de estepa y ante una posibilidad de conocer la realidad en el bosque,  llegó a nuestra ciudad para hacer un trabajo de campo de cuatro meses que se extendió por seis años.

Después de diversas investigaciones y luego de haber realizado los análisis correspondientes, Pérez llegó a la conclusión junto a un equipo científico destacado,  que  la existencia de poblaciones originarias en nuestra región y en la localidad, data de 1000 a 1200 DC, tiempo histórico que podría llegar extenderse mucho más atrás en el tiempo, llegando  a ser de diez mil años.

El equipo que integra Alberto Pérez tuvo la importante colaboración económica de instituciones nacionales y fundaciones internacionales, que en conjunto con la Municipalidad de San Martín de los Andes  desde hace un tiempo  a través de la Subsecretaría de Cultura, área de la que forma parte Pérez, también ha colaborado para llegar a estas importantes conclusiones.

¿Cuál es el dato que nos da la premisa de esta preexistencia del hombre en la región?

Los estudios  referidos al poblamiento de los sectores aledaños a la localidad, dan como referencia exacta que el bosque fue ampliamente poblado y la antigüedad que mencionamos anteriormente,  surge a través del análisis de la  actividad alfarera que han desarrollado estos pobladores, desvirtuando la teoría que la existencia humana data del año 1.500, coincidente con la época de época de la  conquista.

Esta teoría había sido confirmada por otros arqueólogos que brindaron esta información cuando hace más de una década se encontró en la ruta 48, camino a Hua –Hum a solo tres kilómetros del casco urbano restos de una vasija que pudo comprobarse que era valdiviana.

Sin embargo hoy los nuevos estudios informan que los restos encontrados en distintos yacimiento cercanos al casco urbano, son de cerámica Pitrén,  tipología que permite asegurar que el doblamiento es de 900 y 1.300 años después de Cristo, o sea de 1.200 años de antigüedad, dando datos que sostienen entonces una mayor historia de sociedades originarias que las que se evidenciaban con la cerámica valdiviana.

Pero advirtió Pérez que otros indicios dan cuenta de asentamientos que tienen una antigüedad  de 10.000 años.

Los estudios se centraron en la caracterización química de las rocas y otros minerales de la zona, que permitieron comprobar que el uso de las obsidianas,  base del estudio del que participó un equipo de investigación de la ciudad de Colorado, Estados Unidos financiado por la National Geographic junto con el antropólogo que reside en nuestra ciudad,  comprobó que hacia la cuenca inferior del río Limay hay sitios arqueológicos en los que se encontraron obsidianas  trabajadas por el hombre que datan de diez mil años, material que procedía de esta zona, lo que da la certeza de que existió permanencia de comunidades desde esa época.

Los restos de alfarería encontrados son doblemente significativos, porque se tenía la idea de que la actividad cerámica  no era una dinámica  útil que tenían los habitantes originarios de la Patagonia, sin embargo este hallazgo no solo destierra esta premisa, sino que incorpora otra línea investigativa,  los trabajos revelaron que la tecnología utilizada en los artefactos cerámicos encontrados,  permiten pensar que el poblamiento era estable y  no efímero.

Pero además estos restos cerámicos ofrecen  posibilidad de conocer la identidad étnica, cronologías y sobre todo, superan evidencias anteriores como las establecidas en la década del 90 cuando se encontró la vasija valdiviana,  ya que el hallazgo de la Pitrén conocida sobre todo en la región de los lagos en Chile, permite elaborar teorías tendientes a afirmar el intercambio notable de las comunidades de la época y confirman la preexistencia de pueblos originarios, como decíamos desde doce siglos atrás.

Alberto Pérez expresó que se encontraron en el trabajo de campo realizado, cuatro estilos distintos del complejo Pitrén, existentes en nuestra localidad, con impronta de hojas y con pigmentos colorados tipicos de este complejo alfarero que data del siglo 3 y que se extendió hasta el siglo  12.

Los antropólogos obtienen de esta manera otros datos importantes que muestran un continuo  intercambio entre un lado y otro de la cordillera, pero el registro arqueológico muestra además la existencia de sociedades que compartieron  el espacio lacustre-boscoso como un territorio en común compartido hace 1.200 años.

Pero además el estudio permite otro eje interesante, instituye a San Martín de los Andes como un espacio importante para la investigación arqueológica y antropológica, visión que hasta estos momentos había quedado solo relegado  a descubrimientos esporádicos,  que no tenían una continuidad en el tiempo, ni tampoco estudios profundos sobre la existencia de sociedades mucho más antiguas de las que se conocían.

Fue distinguido con un premio nacional por su actividad científica

*Alberto Pérez es licenciado en antropología con especialización en arqueología y acaba de recibir el Primer Premio Castro Cambón por el rubro ciencias.

Se trata de un premio nacional que han recibido profesionales como el Dr. René Favaloro, entre otros destacados.

La distinción se otorgó por su labor y producción científica académica, sobre todo por las investigaciones realizadas en la Patagonia y en San Martín de los Andes.

Dirige actualmente un  grupo de investigación de arqueología de la UBA, tiene más de 20 trabajos publicados en revistas especializadas de nuestro país y del exterior, ha realizado una importante tarea en España con equipos científicos donde coordina uno de los grupos de investigación y país al que llevará a profesionales  de nuestra ciudad.

Se desempeña además en la Municipalidad local en el área de Patrimonio histórico y ciencia de la Subsecretaría de Cultura.

En este marco desarrolló un importante trabajo de campo sobre los bosques templados patagónicos, explotación de la fauna autóctona como el pudú y el huemul por las comunidades originarias y ofreció evidencias de actividad sobre el tema desde hace 3 mil años.

El hallazgo de la existencia de cerámica del complejo alfarero Pitrén, abre un polo de investigación que permitirá develar datos que hasta ahora eran desconocidos.

Por qué no dejas un comentario abajo y continúas la conversación, o te suscribes al rss feed y obtienes artículos como este enviados a tu lector de feeds.

Comentarios

No hay comentarios todavía.

Disculpa,el formulario de comentarios esta cerrado en estos momentos.