Se intensifican las medidas de mitigación y remediación en la zona afectada por el derrame de combustible

Foto Gentileza Patricio RodriguezEl accidente que protagonizó el camión cisterna de la empresa YPF que llevaba 14 mil litros de combustible cuyo acoplado volcó en la zona de la Vega San Martín el lunes último, provocó la necesidad de implementar una serie de medidas ambientales que tienen varias etapas de acción.

La primera y más inmediata fue la realizada por personal de Defensa Civil, que con la colaboración de distintos sectores institucionales  que la conforman, acudieron al lugar en forma inmediata, para   evitar consecuencias más graves ante la cantidad del combustible derramado que entre gasoil y nafta  superaron los 10 mil litros de derrame.

Una vez realizadas las primeras acciones que personal de Defensa Civil,  ejerció en el lugar, evitando la expansión del  combustible  mediante rollos contenedores, realizando la obstrucción del alcantarillado impidiendo  además que se contaminaran lo menos posible las acequias y efectivizando un plan de evacuación en la zona afectada, comenzó la segunda etapa que implica la contención, mitigación y remediación de todo el sector.

Se verificó además que el combustible no entró a los domicilios particulares, no existiendo denuncias de vecinos por presencia de hidrocarburos  en las viviendas, mientras que la Cooperativa de Agua realizó un  control que determinó  que no existen indicios de presencia de hidrocarburos en las tomas de agua del barrio afectado por el accidente.

Desde un comienzo en el lugar hubo presencia de la Subsecretaría de Gestión Ambiental del Municipio, perteneciente a la Secretaría de Planificación, que sigue de cerca ahora también las tareas de contención, remediación y mitigación de las consecuencias posteriores a este hecho que fue de suma gravedad.

Es así que se han cargado ya dos camiones y llega un tercero, con la tierra que fue afectada, mientras que  en el asfalto de la calle Quinquela Martín  se han depositado varias capas de aserrín que absorbe los restos de combustible que  invadió dicha arteria. Otra de las medidas adoptadas  se realizó con un sistema de extracción por bombeo que permitió el retiro  del agua de las acequias del lugar y de los restos  de hidrocarburos que quedaron sobre el asfalto.

Todo esto se realizó como medidas preventivas de contención, además previendo que las condiciones climáticas pueden empeorar y restos de combustible pueden ser esparcidos hacia una  mayor zona a por el sistema de escorrentías en caso de fuertes precipitaciones.

“El trabajo se hace día  a día” expresó la Subsecretaria de Gestión Ambiental Marcela Vázquez, quien desde un primer momento se encuentra trabajando en el lugar acompañada por personal de su equipo.

La funcionaria dijo asimismo que se han determinado 6 zonas que implican diferente complejidad , se removieron los áridos afectados y se pusieron trampas en las acequias para evitar que los restos sigan un recorrido que derive en la afectación a otras zonas del lugar.

La empresa  Soil Kiper tiene a cargo la remediación, siendo Repsol YPF  quien responde económicamente a estas tareas desde un comienzo.

Los camiones de la empresa son los encargados en retirar los áridos, con ayuda de la Secretaría de Obras Públicas, llevando los mismos como disposición final a un área de la ciudad de Neuquen preparada para ello.

Asimismo la misma empresa se lleva muestras de agua y de áridos para ser analizados  y permitir así  un parámetro  de la magnitud de afectación que  ha producido el accidente.

El mismo lunes por la noche se firmó un acta entre la Municipalidad, Defensa Civil y la empresa hidrocarburífera  en la que se dejó constancia de lo sucedido y de las medidas  a adoptar con el compromiso de que todas ellas van a cargo de Repsol YPF,  que desde ese día cuenta con la presencia de un ingeniero que está  al frente del operativo del plan de contingencia con el seguimiento de funcionarios municipales.

Marcela Vázquez señaló además que luego de este plan primario,  comenzará una etapa de  acciones secundarias que tienen como objetivo dejar libre de combustible toda el área, despojando de todo vestigio tanto la zona de tierra como acequias y asfalto,  concatenando medidas que se desarrollan en un quehacer cotidiano, muchas de ellas supeditadas a las condiciones climáticas.

Que no llueva  en forma copiosa, es fundamental,  porque de esta manera se evita que como decíamos a través de escorrentías,  los restos de combustible que todavía no fueron absorbidos por el aserrín , se esparzan hacia otras zonas pudiendo afectar incluso cursos de agua cercanos.

La gravedad del hecho que no tiene precedentes en la localidad, requirió de cientos de personas que debieron acudir en el momento del accidente y tres días después, requieren aún de personal continuo que acompaña la acción de la empresa Soil Kiper, incluso al mediodía del miércoles llegaban funcionarios de Medio Ambiente del gobierno provincial del área de hidrocarburos y de recursos hídricos para realizar una inspección ocular de la zona y dar apoyo a los equipos técnicos del Municipio de San Martín de los Andes.

(Adjuntamos fotos de la remediación acción actual  y una del momento del accidente con acción de bomberos)

Graciela Vazquez Moure
Dirección de Prensa, Ceremonial y Protocolo
Secretaría de Gobierno
Foto 1: Patricio Rodriguez
Foto 2 y 3: Santiago Gaudio

Por qué no dejas un comentario abajo y continúas la conversación, o te suscribes al rss feed y obtienes artículos como este enviados a tu lector de feeds.

Comentarios

No hay comentarios todavía.

Disculpa,el formulario de comentarios esta cerrado en estos momentos.